Penya Barcelonista de Lisboa

dimarts, de novembre 02, 2010

Copenhague, 1 - FC Barcelona, 1


Copenhague, 1 - FC Barcelona, 1
Messi dio un 'puntazo' en otra noche de palos

El FC Barcelona dio un pasito más hacia los octavos de final de la Liga de Campeones tras sumar un punto de oro en su visita a Copenhague (1-1). Leo Messi marcó su gol cien en la 'era Guardiola' en un partido en el que los azulgranas estrellaron dos balones en el poste...
Fue una noche de palos en todos los sentidos. En el literal, ya que los azulgranas estrellaron tres balones en la madera: uno de Villa (21'), el del gol de Messi (31') y otro de Pedro en el descuento (92'). Y también en el figurado, porque el Copenhague se empleó con dureza. La intensidad fue altísima, y la imagen de ambos técnicos, Pep Guardiola y Stale Solbakken, discutiendo airadamente al término del duelo fue un fiel reflejo de lo que fueron los 90 minutos precedentes.

Guardiola no falló en sus vaticinios. El técnico barcelonista había augurado en la víspera "un partido terrible", dado que el Copenhague, en contra de los que algunos piensan, es un equipo que, a su juicio, en la Liga española estaría "entre los diez primeros clasificados".

Los culés ya lo sabían. El conjunto danés lo había demostrado hace un par de semanas semanas, cuando hizo sufrir de lo lindo a los azulgranas en el Camp Nou (2-0). Y la historia se repitió en el Parken Stadion. El Copenhague es un hueso duro de roer. Muy agresivo en defensa, sólido en la media y contundente en ataque. Su salida en tromba descolocó a un Barça que salió dormido. Justo al revés que el pasado sábado, cuando aplastó con una 'manita' de goles al Sevilla (5-0).

Puyol, 'noqueado'... e increíble ocasión de Claudemir

Aunque la noche de 'Halloween' fue el pasado fin de semana, los sustos para el Barça llegaron con retraso este martes. Y de qué manera. Que la batalla iba a ser épica quedó claro desde el inicio. Ya en el primer minuto, Puyol cayó fulminado al suelo al sufrir un manotazo de Bolaños en la cara. Por fortuna, después de ser atendido en la banda, pudo seguir jugando. Y en el 3', los daneses dieron su primer aviso. Claudemir conectó un 'obús' desde unos 20 metros y el balón se estrelló en la escuadra.

El árbitro perdona la expulsión a Valdés

Los de Guardiola tenían motivos para preocuparse. Y suerte tuvieron que en el 10', el árbitro pasó por alto una clara falta de Valdés a N'Doye al borde del área. El de L'Hospitalet salió a la desesperada para intentar desbaratar un contragolpe, y en su salida propinó un puntapié en el hombro del punta local. Una acción que pudo haber sido merecedora de la roja directa.

Valdés se redimió luego salvando al Barça con varios paradones de mérito. Entre ellos, dos saques de esquina consecutivos de Vingaard que a punto estuvieron de acabar en gol olímpico (16').

Enésimo poste de Villa

El Barça estaba irreconocible. Atascado. Tal vez agotado. Inseguro en defensa. Descolocado delante. El balón no duraba mucho en sus pies. Y, cuando lo tenía, las ideas no llegaban. Xavi, Busquets y Keita no carburaban en la media. Así, no resulta extraño que la primera ocasión de peligro tardara 21 minutos en llegar. Iniesta, ubicado como mediapunta, se sacó de la chistera uno de sus pases 'estilo Laudrup' para que Villa, algo escorado en el área, estrellara su enésimo remate al poste (21'). Ya van nueve esta temporada. Y poco después, Busquets falló otra buena oportunidad obligando a lucirse al meta Wiland (27').

Messi marca, Claudemir responde

A la tercera fue la vencida. En una de sus primeras intervenciones, Messi dijo 'aquí estoy yo' y logró el 0-1. Como rey indiscutible del fútbol que es, el argentino aprovechó un mal rechace defensivo dentro del área después de que Villa intentara controlar el balón en el área y batió a Wiland con su supuesta pierna mala -es un decir-, la derecha (0-1, 30').

Pero la alegría duró poco, ya que apenas un minuto después, Claudemir logró el 1-1. Gronkjaer se internó por la izquierda, Valdés despejó mal su centro a la olla... y el brasileño, atento en el segundo palo, no perdonó (1-1, 32').

El duelo continuó siendo un toma y daca hasta el descanso. En el 34', Valdés detuvo un disparo envenenado de Wendt. Messi volvió a intentarlo en el 39... pero las cosas no cambiaron.

Pedro no rompe la 'maldición'

El ritmo del juego decayó ligeramente en la reanudación. El Copenhague acusó su derroche físico. Pero la emoción continuó siendo la misma. Nadie daba su brazo a torcer. Y menos Keita. El 'pulmón' barcelonista dispuso de dos de las mejores opciones en este período: un chut desde la frontal que salió. rozando la escuadra (61'); y un remate de cabeza a bocajarro que se fue alto (85').

También hubo más acciones para la polémica. En el 73', el colegiado Pavel Cristian Balaj anuló un gol de cabeza a N'Doye por una falta previa a Piqué. Y, en la siguiente acción, no concedió penalty en u nposible derribo a Villa en el área danesa.

Ya en pleno descuento, el Barça estrelló un nuevo balón en el poste. Pedro estuvo a punto de marcar el gol de la jornada en la Champions, pero su disparo casi desde el vértice del área se estrelló, de nuevo, en la madera (92').

El 1-2 no llegó por muy poco. El Barça tuvo que conformarse con un punto que, pese a todo, le acerca un poco más a los octavos de final. La próxima cita será dentro de dos semanas, ante el Panathinaikos.

0 Comments:

Publica un comentari a l'entrada

Links to this post:

Crear un enllaç

<< Home