Penya Barcelonista de Lisboa

dissabte, d’octubre 16, 2010

La Asamblea del FC Barcelona rechaza la gestión de Laporta y aprueba las cuentas reflejadas por la 'due diligence'


La Asamblea del FC Barcelona rechaza la gestión de Laporta y aprueba las cuentas reflejadas por la 'due diligence'

Los socios compromisarios aprueban por un escaso margen (468 votos a favor y 439 en contra) ejecutar una histórica acción social de responsabilidad La auditoría muestra unas pérdidas de cerca de 80 millones de euros en la liquidación del ejercicio 2009-10 frente a los 11 millones de beneficios que defiende el ex presidente
La Asamblea General Ordinaria de socios Compromisarios del FC Barcelona ha decidido, por primera vez en la historia del fútbol español y del club blaugrana, emprender una acción social de responsabilidad contra la anterior Junta Directiva del club, presidida por Joan Laporta, por dejar un balance económico negativo durante su mandato.
Los 1.093 compromisarios presentes en el momento de la votación vivieron la decisión social "más importante en la historia del club", según Sandro Rosell, y decidieron con 468 votos a favor, 439 en contra y 113 en blanco, entre ellos el del propio presidente, que el club demande a Laporta y sus últimos compañeros de Junta. "Proclamo la aprobación por Asamblea del ejercicio de acción de responsabilidad social", dictó el secretario Toni Freixa.

A petición de Rosell, la Junta tuvo libertad de votos con una mayoría ajustada de votos a favor y el resto, en blanco. Ahora, el conflicto económico entre la Junta entrante y saliente se decidirá en los tribunales una vez cumplido el trámite de llevar y votar en Asamblea una acción social de responsabilidad que nunca antes había tenido lugar.

Por ello, Rosell ofreció un discurso en el que a título personal dio sus razones para votar a favor o en contra de tan magna decisión. "Este momento no es agradable, no nos gusta, pero la ley dice que esto ha de suceder cuando hay cuentas negativas. Me encantaría pasar página, no es nada agradable lo que estamos haciendo, es horroroso y que nos haya tocado a nosotros encender este proceso que nunca antes se había dado en el club", manifestó un serio Rosell.

Y es que una acción social de responsabilidad conlleva que, una vez el juez falle, o bien la Junta de Laporta o bien el club tenga que hacer frente a las pérdidas del mandato del ahora líder de Solidaritat Catalana.

"Si no se lleva a cabo la acción de responsabilidad, y un juez dice que los miembros de la anterior Junta tiene que pagar, que quizá no, el club es más pobre", explicó. Por todo ello, Rosell se sinceró ante los compromisarios.

"Vamos a tomar la decisión social del club más importante de toda su historia. Mi conciencia me ha hecho trabajar muchísimo en esta cuestión. Tanto que la Junta en este punto tiene libertad de voto, para que voten lo mejor para el Barça, para el club. Todo lo que pensé, y es cuestión muy personal, porque esto no lo he hablado con la Junta, y os habló de tu, como socios, quiero decirlo", manifestó.

La posibilidad de presentar una acción social de responsabilidad está recogida en las Disposiciones Transitorias quinta y Adicional séptima de la Ley del Deporte (Ley 10/1990), así como en la Disposición Adicional tercera del real Decreto 1.251/1999 que regula el Régimen Jurídico de las Sociedades Anónimas Deportivas.

En una votación anterior, los socios compromisarios aprobaron con 964 votos a favor, 47 en contra y 98 en blanco la liquidación del ejercicio 2009-10 con unas pérdidas cercanas a los 80 millones de euros, según refleja la due diligence expuesta esta mañana por un responsable de la empresa encargada de la auditoria externa, KPMG.

Las cuentas aprobadas rechazan el balance presentado por la junta de Joan Laporta (que mostraban 11 millones de euros de beneficio por los 79 de pérdidas presentados por Rosell) para reconocer unas pérdidas generadas por "deficiencias en el control interno en el gasto de determinadas partidas", y que quedan expuestas en la due diligence.

Así, los socios compromisarios dan por buenos unos núemros que como dato más llamativo ha destacado que la junta del ex presidente gastó 2,6 millones de euros en detectives privados y servicios de seguridad especial sin estar justificados en un contrato, además de diversos gastos en hoteles, viajes y restaurantes que "no son necesarios para la gestión del club", según KPGM.

El vicepresidente económico del club, Javier Faus, ofreció una detallada exposición acerca de las cuentas que se iban a votar, cuyo presupuesto se ha ajustado a 415 millones de euros, en lugar de 445 como señalaba la anterior junta, y con unas pérdidas de 486 millones.

Faus ha señalado que el Barcelona "no está en quiebra", a pesar de señalar que la deuda bruta de la entidad es de 530 millones de euros, y 430 neta, y ha subrayado que el balance económico de Laporta durante los siete años de mandato ha sido de menos 48 millones.

El vicepresidente económico del Barça aseguró que desconoce "si la anterior junta se llevó dinero", pero expuso como ejemplo algunos aspectos que han detectado en la gestión de Laporta, cuando apuntó que el club "contrató un jet privado que costó 150.000 para ir a Suramérica para una acción de la Fundación", al precisar que el dinero debería de haber ido orientada a la acción social, después de decir que este gasto, como otros, le parecía que no era ético.

También habló Faus de un gasto no justificado por la anterior justa de tres millones de euros, que dejó entrever como si fuesen invertidos para espiar a anteriores miembros de la junta.

"No sé si se han llevado dinero", insistió Faus, a la vez que dijo: "No me hace ninguna gracia aprobar unas cuestas con 79 millones de euros de perdidas. Pero esto lo dice el auditor. No quiero decir que si se piden responsabilidades lo tendrem

0 Comments:

Publica un comentari a l'entrada

Links to this post:

Crear un enllaç

<< Home