Penya Barcelonista de Lisboa

dijous, de març 10, 2011

Cesc vino, vio, pero no venció a 'su' Barça




Cesc vino, vio, pero no venció a 'su' Barça
El capitán del Arsenal llegó al Camp Nou con la idea de apear a sus amigos azulgrana de la Champions y acabó diluido
David Ruiz Marull
El hijo prodigo por fin volvió a casa. Pero su regreso no fue como había soñado. Se imaginó que sería aclamado por el público, que su visita sería como las de aquellos grandes generales vitoreados a su llegada a Roma tras años de campañas bélicas en las hostiles fronteras del Imperio. Cesc venía a demostrar que es el mariscal de campo del Arsenal, un equipo que se mueve al son de su fútbol, y que tiene un sitio en la plantilla del Barcelona. Sin embargo, acabó desbordado por el juego del Barça y vio como aquellos a los que considera los ‘suyos’ le despedían con una sonora pitada.

Las heridas de la última batalla le pasaron factura a Fàbregas. El centrocampista 'gunner' reaparecía tras estar tres semanas apartado de los terrenos de juego por una lesión. Cesc parecía recuperado pero un pinchazo en la pierna en el minuto 15, según explicó él mismo tras el encuentro, le devolvió a la cruda realidad: no estaba a punto para afrontar un choque de tanta intensidad como el que se disputó en el feudo azulgrana.

Cesc Fàbregas estuvo desconectado de sus compañeros y fue incapaz de imponer su estilo, ahogado entre una multitud de camisetas azul y grana.. Sus ‘maestros’, sobre todo Xavi, demostraron que la experiencia es un grado y que no hay ningún conjunto en el mundo capacitado para frenar el vendaval azulgrana.

Un duelo lo puede ganar cualquiera, sobre todo si te enfrentas a uno de los rivales más fuertes de Europa y tienes la mala suerte de marcarte un gol en propia meta. Incluso Mascherano estuvo providencial quitándole a Bendtner la opción de anotar el segundo tanto para los visitantes. Pero, en juego, es casi imposible equipararse a los de Pep Guardiola. Te desbordan por fuera, te rompen por dentro, te barren en la recuperación.

El capitán del Arsenal fue un muñeco roto a manos de sus amigos. Perdido entre la superioridad táctica del Barça y con unos compañeros que no estaban capacitados para asumir el rol que les había tocado realizar en el Camp Nou. Wenger intentó de nuevo ahogar al Barcelona con dos líneas muy juntas y adelantadas hasta el medio campo.

Futbolistas como Rosicky, Nasri o el ayer renqueante Cesc dominan cuando tienen el control de la pelota pero no tienen tanta habilidad a la hora de destruir el juego de los contrarios. Sin balón, los técnicos jugadores ‘gunners’ se convierten en un equipo del montón, incapaces de chutar una sola vez a la portería defendida por Valdés.

Arsene Wenger lo sabía y lo dijo en la rueda de prensa posterior al encuentro (sí, la misma en la que lamentó la 'tonta' y exagerada, aunque reglamentaria, expulsión de Van Persie). "Ya con once jugadores fue muy difícil soportar la presión del Barça", reconoció el técnico alsaciano. Frustrado por la derrota, se desfogó criticando al colegiado Máximo Busacca y estuvo fuera de lugar cuando le dijo a Guardiola que podía "ir a felicitar al árbitro".

El entrenador del Arsenal consiguió encender los ánimos tanto de Pep como de los futbolistas del Barça, conscientes como eran todos de la superioridad demostrada en el campo. El de Santpedor aparcó su habitual imagen de calma y tranquilidad y sacó el hacha de guerra para dejar claro que el pase a cuartos no se consiguió gracias a Busacca. "La única realidad es que no han dado tres pases seguidos", replicó Guardiola. El Barça, como el propio Pep se encargó de destacar, jugó "muy, pero que muy bien al fútbol".

Era el día en que Cesc tenía que demostrar sus dotes de gran estratega. Tras perder la final de la Champions de 2006 y la eliminatoria de cuartos del año pasado, había llegado el momento de dar un paso al frente y superar a su Barça por primera vez. Apear al mejor equipo del mundo para demostrar que tiene un sitio como azulgrana. Las trompetas del triunfo sonaron con fuerza para los vencedores, entre los que no estaba Cesc, un general que vino, vio, pero no venció.

0 Comments:

Publica un comentari a l'entrada

Links to this post:

Crear un enllaç

<< Home